Triples parejas

"Pillao con el carrito del helao"
Hay ocasiones en las que uno desearía ser invisible; mejor aun: imperceptible.
No se trata de una malintencionada necesidad de impunidad.
Lo que me motiva a soñar con esta etérea cualidad es poder captar una situación sin alterarla. 
En este juego de triples parejas, las protagonistas del primer plano retratan claramente la situación:
- el significativo ensimismamiento de quien no ha percibido mis torpes intentos de disimular la toma; y
- la mirada de mala leche de quien me ha "pillao con el carrito del helao".

Lo principal (y la reflexión que traigo hoy hasta mi blog) es que esta no es la escena que quería captar: perdí para siempre un estado de ensimismamiento sincronizado, del cual solo tengo el vestigio de uno de los términos del binomio. Lo cual es un pobre resultado. La pregunta que me hago es si merece la pena cazar con bayoneta (digamos 50mm o menos) o con mira telescópica (digamos 200mm o más). Porque si bien perspectiva, composición, profundidad, ... son diferentes, lo sustancial, que en mi opinión sería la escena, tendría muchas menos posibilidades de haber quedado alterado.