Rubicón



Dos pájaros y un Rubicón.
Probablemente por un fenómeno desapercibido de permeabilidad histórica solemos ignorar el hecho de que no cruzar el Rubicón es también una opción valida; acaso más prudente, no más débil.
El escarnio de la prudencia conduce a la guerra.