Fotos féminas CBS-Barça

El pasado sábado (10 de marzo de 2012) organizamos una sesión fotográfica con ocho jugadoras del primer equipo (Senior Femeni - 1ª Catalana) del CBS-Barça en el pabellón Juan Carlos Navarro de Sant Feliu de Llobregat. La idea de reunir a las féminas en una sesión fotográfica había nacido, medio en serio, medio en broma, durante las pasadas Navidades, pero no se ha materializado hasta ahora, aprovechando la celebración del día de la mujer.

Teniendo en cuenta la oportunidad finalmente escogida, nos habíamos planteado como propósito captar una visión del equilibrio de estas jóvenes mujeres en el trabajo, el deporte y la diversión. Y todo ello considerado más como un mero guión fotográfico, que como sesuda reflexión.



Aunque habíaMOS (+Rafa - "la vida desde la ventana") comenzado a preparar el equipo una hora antes, cuando a las cuatro de la tarde apareció la capitana todavía estábamos enfrascados en los últimos ajustes. 

Primera lección dolorosa: ... si puedes, regálate más tiempo.
Durante la semana anterior habíamos dedicado algún rato a planificar la sesión, pero pronto se puso de manifiesto que los preparativos se hicieron con más voluntad que acierto. 
Sabiendo dónde nos metíamos (y ahora me refiero al espacio físico), la idea original consistía en montar una iluminación adecuada que oscureciera el fondo (sin ningún interés) y otorgara todo el protagonismo a las jugadoras. Iluminamos a 45º por delante y por detrás, desde la derecha. Y a la izquierda dispusimos, también delante y detrás, reflectores.
Además, como queríamos tomar imágenes simultáneamente de cuerpo entero y primeros planos, intentamos construir "dos sets en uno". Para ello desplegamos los flashes en parejas, comandados unos desde una NikonD700; y los otros desde una Canon50D. La NikonD700, con una óptica 24-70 f2.8, para la tomas de cuerpo entero. Y la Canon50D, con un 70-200 f4 L IS para los primeros planos; apoyada por una tercera cámara: una NikonD200 con un 70-200 f2.8 VRII.
Nunca sobran cuerpos, ... siempre faltan manos.
Con esta idea en mente realizamos las primeras pruebas: ¡fiasco!
Entre iluminación ambiente y luz rebotada, la escena detrás de la modelo aparecía demasiado visible. Por tanto, optamos por una disposición más radical:
Con esta disposición (y algún que otro apaño adicional) logramos una iluminación que se acercaba algo más a la idea que teníamos en mente. Excepto por dos problemas residuales: 

  1. Las piernas quedaban muy subexpuestas  (en lo que tenía mucho que ver el hecho de que la mayoría de ellas optase por medias oscuras); y 
  2. El suelo, detrás de las modelos, quedaba demasiado iluminado.
Lo resolvimos, parcialmente, con algunos cambios más:
La NikonD700 pasó a pilotar 3 flashes, dedicando el tercero de ellos a rellenar la zona de las piernas; y un reflector, con cobertura negra, apantallaba la zona del suelo, detrás de las modelos. 
Por si la cacharrería resultaba escasa, ... también utilizamos una cámara GoPro en modo video, disimulada por su reducido tamaño entre tanto aparejo. Pero eso ya es material para otra historia.


Continuará ...