Y tú cómo te ordenas el bolso

Rafa y yo manteníamos hoy una animada discusión sobre "y tú cómo te ordenas el bolso"; y se me ha ocurrido que podía resultar interesante mostrarlo. Voy a comenzar por la configuración "de paseo", ... porque la "de viaje" (familiarmente conocida como "los baúles de la Piquér") da hasta vergüenza.
La "de paseo" tampoco está por ello exenta de oprobio.

Básicamente tengo dos requisitos que me condicionan mucho:


1. Tiene que caber la cámara con cualquiera de los tres objetivos montado. Para mi no es una opción tener que cambiar de objetivo para guardar la máquina. El problema es que uno de ellos es un 70-200, que, aun siendo el f4 L IS, ya mide sus buenos 17cm largos.
2. Tiene que caber la cámara con su empuñadura; eso implica que la cámara, que es una Canon

EOS50D, con la empuñadura adosada milita en el rango dimensional de las profesionales.

Así las cosas, mi bolsa "de paseo" es una descatalogada Lowepro Nova 4 AW (32,5 x 23,9 x 23,6), equivalente por dimensiones a la actual Lowepro Nova 190 AW (33 x 23,5 x 24).

Ahí dentro he logrado alojar el siguiente equipo:

  • Canon EOS50D (con su empuñadura)
  • Canon 70-200 f4 L IS
  • Canon 24-105 f4 L IS
  • Sigma 15-30 3.5-4.5 EX DG
  • Flash Nissin Di866 (con sus 4 baterías)
  • Disparador y temporizador remoto Phottix TR90 (con sus 2 baterías)
  • Un Polarizador de 77mm y una rosca adaptadora 67-77
  • La zapata del trípode
  • Balleta para las ópticas
  • "Chubasquero" para la cámara (por si hay que seguir fotografiando bajo la lluvia)
  • 32 GBytes de memoria (4 x 8GBytes) - soy de gatillo fácil
  • 4 Baterías



La solución adoptada pasa por colocar los dos objetivos que no vayan montados en la cámara en posición horizontal, en la parte inferior de la bolsa. Solo se puede acceder a ellos si la cámara ha sido extraída primero, pero precisamente ese es el uso normal:



Entre los objetivos hay un separador vertical y ambos van parcialmente cubiertos por un separador dispuesto horizontalmente, que es donde apoya el objetivo montado en la cámara, y que evita cualquier tipo de roce. El fondo del espacio que queda a la derecha, destinado a alojar la empuñadura de la cámara, se ha levantado (con separadores apilados horizontalmente) para que la cámara, una vez colocada, quede nivelada.


Colocada la cámara encima de los objetivos, la disposición asimétrica del cuerpo de Canon permite que el flash se sitúe paralelo al objetivo; y finalmente los voluminosos parasoles, se disponen (invertidos) en la boca del objetivo montado.
Como el 70-200 también cabe en posición horizontal, debajo de la cámara, la ubicación de los tres objetivos es intercambiable sin alterar la configuración de la bolsa.
El resto de chucherías se esconde en los bolsillos de la Lowepro; ... y ya está el equipo listo para ir "de paseo".